Últimos temas
» Dudas, Quejas y Sugerencias.
Lun Mar 20, 2017 4:57 pm por Khorgrim Acero Sombrío

» ¡A la yugulaaaar!
Mar Ene 24, 2017 7:01 am por Aktaena Nevekia

» Camino por las montañas del norte [Aramintia]
Jue Ene 05, 2017 1:07 am por Aramintia Kindred

» Registros de Pb
Jue Dic 29, 2016 9:23 pm por The Goddness

» Los dos ejercitos [Trama]
Miér Dic 28, 2016 8:14 pm por The Inferno

» Peligros en el Norte [Minitrama]
Miér Dic 28, 2016 7:46 pm por The Inferno

» Viaje en Barco [Libre]
Miér Dic 28, 2016 6:08 pm por The Melampus

» Reunión de negocios [Arnviðr Bergfalk]
Miér Dic 28, 2016 4:15 am por Darkon Filomortal

» Novedades & Anuncios
Sáb Dic 24, 2016 1:30 am por The Reaper

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Afiliaciones
Expectro Patronum

Encuentros extraños [Meruem]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Encuentros extraños [Meruem]

Mensaje por Lilith el Vie Dic 02, 2016 2:15 pm

Todavía no había levantado el día cuando me desvelé. Realmente podría haber vuelto a dormirme tranquilamente, ya que tenía esa mañana libre, pero no me apetecía nada quedarme en el cuartel sin hacer nada de todas formas. Y total, ya había abierto los ojos y me costaría bastante volver a cerrarlos.

Decidí que  iría a dar una vuelta por el bosque cerca de la ciudad. Lo mejor sería salir antes de que los demás empezaran a dar vueltas por ahí y así me ahorraría dar un par de explicaciones. Me vestí y salí.

Pasé entre los edificios hacia la puerta principal y esperé escondida tras la garita de los guardias. Todavía era temprano para que hubiera bullicio, pero realmente me extrañó que ya se escucharan ruidos de gente preparándose. No me costó nada salí sin que me vieran ya que aunque estaban despiertos se veía a la legua que no prestaban ninguna atención a quien pudiera pasar o no, eran mucho más interesantes ciertas botellas de no sé qué. Seguro que si algún superior pillaba a alguno de esos les formaban un consejo de guerra como mínimo.

Salí al bosque y allí, fuera de las miradas indiscretas de mis compañeros, aproveché para desenrollar mi cola y poder estirar las orejas. Aunque sé que hay seres mágicos en el ejército no me gusta que lo sepan. No es que sienta vergüenza ni nada de eso, pero siento que todo sería diferente si lo descubrieran.

Aproveché para poder corretear libremente. La verdad es que el salir, ver, oír, oler cosas distintas es un alivio. Llegas a conocer tan bien las cosas a las que estás expuesto a diario que cualquier pequeño cambio que puedas introducir es como un soplo de aire fresco.

Podía oler los rastros de los pocos seres que habían hecho de este pequeño bosque su hogar, más me sentía tranquila de saber que no eran humanos. De pronto un leve sonido llamó mi atención, todos mis sentidos de cazador se pusieron en alerta. Busqué desesperadamente de donde provenía ese sonido, de un lado a otro hasta que, ¡bingo!, ¡lo encontré! Allí estaba ese pequeño ser, podríamos decir que era como una mariposa. Lo miré desde la distancia, observando su trayectoria, sigilosamente me fui acercando sin que se diera cuenta. Cuando estuve a una distancia adecuada me preparé, salté y lo cogí, cuando el ruido de una rama me sobresaltó. Mantuve al pequeño ser bien atrapado entre mis manos, ya veríamos luego que haría con él y me puse en postura defensiva esperando a ver qué había sido eso.
avatar
Destreza : .
 
Reflejos : .
 
Poder : .
 
Voluntad : .
 
Potencia : .
 
Colisión : .
 
Vitalidad : .
 
Stamina : .
 
Monedas60
 
Mensajes : 8
 
Fecha de inscripción : 30/11/2016
 

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros extraños [Meruem]

Mensaje por Meruem el Miér Dic 07, 2016 10:24 am

La noche se acaba mientras un triste sol de invierno se alza ante mí, aquella noche no fue del todo mal. Una taberna, un par de chicas, un barril de cerveza y mi encanto hizo el resto. Salgo de aquella andrajosa habitación, prefiero mil veces amanecer en el bosque o en mi casa antes que en una alcoba tabernera, mas la compañía, que aún duerme placidamente en la cama, no estuvo mal del todo. Me despido de ellas con una mirada fugaz.


Ya en la parte baja del local se me ocurre pagar la habitación, pero yo apenas he disfrutado del sueño así que no veo motivos para hacerlo. Cojo una fruta de la barra y salgo por la puerta. Cualquiera diría que ese lugar tan tranquilo puede llegar a albergar una bacanal como la de anoche.


La calle está sumamente sosegada, pocos oficios están abiertos, un panadero por aquí, una lechera por allá. Algunos tenderos abren sus pequeños puestos para dar la bienvenida a un nuevo día. Paseo por las amplias calles, sin gente la ciudad es mucho más bonita y espaciosa, pero la gracia y el encanto de las ciudades humanas son el bullicio y alboroto que hay casi todas las horas.


Llego a un pequeño bosque que no se puede comparar en lo más mínimo a lo que suelo llamar hogar. Mas es suficiente para pasear y para que los efectos de la noche y el alcohol se me vayan pasando poco a poco. Quizás un general no debería hacer esto, mi padre nunca lo haría, pero estos días son sumamente aburridos, nada interesante se asoma por el Gran Bosque y mi trabajo se reduce a escuchar lo que los humanos comentan de las batallas que están teniendo lugar al norte. Gracias a ellas pude comprender algo mejor la disposición de los animales en el campo de batalla, nosotros no usamos nada de eso, cada cual lucha con sus manos, no usamos otras criaturas como herramientas, quizás tenga que ver el hecho de que los faunos no necesitamos medios de transporte y que los elfos se bastan con su magia.


Al amanecer es cuando todas las criaturas toma su lugar en el día, tanto mágicas como mundanas. Los animales se preparan para un día más de invierno donde deben luchar por su comida y no morir en el intento. Y, mientras tanto yo, me siento en la vera de un árbol. El sueño poco a poco se va apoderando de mi ser, hasta que cierro los ojos. Pero poco dura este momento de paz porque alguien decide jugar a la cacería mañanera. Observo, desde la distancia, como una niña corre de un lado para otro sin mucho sentido, ¿pero qué toma esta gente tan temprano? Mas parece que va detrás de algo. Identifico rápidamente que se trata de una puka, un pequeño ser feérico acaba de caer en las garras de los que parece una mujer-bestia con un pelo más naranja que las zanahorias.


—No deberías molestar a los seres más pequeños que tú— salgo de entre los árboles para ponerme en frente de la chica. —Vamos, suéltala— no es a modo de reprimenda, pero no me gusta que se abuse de mi especie por el tamaño. —¿Qué piensas hacer con ella, gatita?
Meruem

Fauno, S.Guerra Nv1


avatar
Destreza : 0
 
Reflejos : 0
 
Poder : 0
 
Voluntad : 0
 
Potencia : 0
 
Colisión : 0
 
Vitalidad : 0
 
Stamina : 0
 
Monedas30
 
Mensajes : 5
 
Fecha de inscripción : 20/11/2016
 

Ver perfil de usuario
Fauno, S.Guerra Nv1

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.