Últimos temas
» Dudas, Quejas y Sugerencias.
Lun Mar 20, 2017 4:57 pm por Khorgrim Acero Sombrío

» ¡A la yugulaaaar!
Mar Ene 24, 2017 7:01 am por Aktaena Nevekia

» Camino por las montañas del norte [Aramintia]
Jue Ene 05, 2017 1:07 am por Aramintia Kindred

» Registros de Pb
Jue Dic 29, 2016 9:23 pm por The Goddness

» Los dos ejercitos [Trama]
Miér Dic 28, 2016 8:14 pm por The Inferno

» Peligros en el Norte [Minitrama]
Miér Dic 28, 2016 7:46 pm por The Inferno

» Viaje en Barco [Libre]
Miér Dic 28, 2016 6:08 pm por The Melampus

» Reunión de negocios [Arnviðr Bergfalk]
Miér Dic 28, 2016 4:15 am por Darkon Filomortal

» Novedades & Anuncios
Sáb Dic 24, 2016 1:30 am por The Reaper

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Afiliaciones
Expectro Patronum

卐 La Luz Final del Sendero 卐

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

卐 La Luz Final del Sendero 卐

Mensaje por Echtra el Miér Dic 07, 2016 7:47 pm

Ecthra, "La Luz Final del Sendero"


  • Bruja.
  • Féerica.
  • Banshee.
  • Impertérrita Bruja (Nvl 4) y Herborista Veleidosa (Nvl 4).
  • Gran Bosque.
  • Masashinaekto.
  • 513 años.
  • 161 (Cm)/52 (Kg)


Historia del Personaje


«Un minúsculo detalle a tener en cuenta: moriréis.

Mas no os confundáis... no seré yo ni ninguno de los míos el que recoja vuestras diminutas almas y haga con ellas lo que tenga que hacer. Mi cometido es el de acompañaros hasta el final o, si deseáis una explicación con esmero, el de sugestionar vuestros pasos, sensaciones y acciones para que lleguéis hasta él. Os labro una senda peculiar que recorréis a ciegas sin saber que, en realidad, camináis bajo el compás de una marcha fúnebre irreversible... ¿En cuántas ocasiones me cogisteis de la mano con la mirada empañada en un velo de ilusión, optimismo y determinación? Demasiadas... Me seguís ajenos a lo que vendrá después, seguros de que la promesa de ayudaros a alcanzar vuestro verdadero destino se relaciona con la fama, la gloria, las grandes riquezas y, por encima de todas las cosas, con la vida. Creéis, sin vacilar ni un momento, que os habéis convertido en Los Elegidos: en personas señalas por los Dioses para cumplir con éxito encomiables hazañas de las que más tarde se hablará durante siglos. La inteligencia no es, ni será jamás, vuestro punto fuerte: el ego que anida enquistado en vuestro pecho os impide comprender que el legítimo destino de uno siempre, sin importar el lugar o la condición, es el mismo. La muerte.  

Un pequeño adelanto: las historias mienten.

Al menos, en lo que respecta a la inmisericorde, despiadada e infausta muerte... Oh, ningún caballero al que he acompañado hasta las lindes del final de su vida se ha mostrado digno, dócil, manso, majestuoso o satisfecho con el tiempo que le había sido otorgado. Acostumbran a gritar, jadear, patalear, sollozar, retorcerse y, sobretodo, a lamentarse de manera lastimera... a veces, en muy contadas ocasiones, he tenido el placer de guiar a algún hombre anciano que, más que encandilado con la idea de dejar este mundo, se ha mostrado cansado y reacio hacia la perspectiva de continuar viviendo. Puedo afirmar, pues, que si algo aprendí acerca de vosotros gracias a mis supuestamente fatídicos, pero necesarios, viajes fue que la perspectiva de rendiros a los brazos de algo que no podéis conocer nunca os ha parecido... alentadora, por así explicarlo. Os da miedo, pánico, el saber concluidas vuestra respiración, vuestros pensamientos, vuestro pulso y vuestros sentimientos. De repente, la patética existencia que seguramente halláis estado llevando os resulta encantadora, acomodada y valiosa; este último adjetivo soléis repetirlo constantemente, tal que si murmurarla una y otra vez fuera a conseguir que alguien cambiara de parecer y le otorgara a vuestro corazón algún privilegio magnánimo. No sois nadie y, si lo fuerais, ello tampoco os eximiría que en algún momento me aparezca entre ti. Volviendo a la introducción de este pasaje: lo lamento si te habías forjado falsas ilusiones o expectativas sobre tu muerte, mas lo cierto es que no la asumirás ni cuando ya tengas los párpados sellados por última vez. Te asegurarás a ti mismo de que tan sólo te echarás un largo sueño... pero lo cierto es que, en mis cinco centenarios de vida, ninguno de vosotros volvió a abrir los ojos después de balbucear tan vacua promesa. Lo siento mucho... quizás. Hay sentimientos que no deseo experimentar.


Os lo aseguro: no sentiréis las señales.

Ni el aleteo pálido del búho, ni la quietud congelada de las noches, ni la sombra escondida en vuestros sueños... ni siquiera cuando inesperadamente me aparezca ante vuestras puertas sospechareis sobre mi anónima procedencia, mis inexpugnables intenciones o mis turbadoras palabras. A lo mejor incluso habréis oído alguna que otra historia en la que se cuentan anécdotas terribles referentes a mi desprestigiada tarea, mas no veréis en mis turbios iris ni una gota de la maldad que los cuentos asocian a ellos. Reconoceréis paz, calma y, si pasáis el suficiente tiempo conmigo, quizás cansancio. Tarde o temprano, los enigmas que os susurraré al oído os resultarán demasiado tentadores como para ignorarlos y, cumpliendo con la naturaleza de vuestra raza, acudiréis a mis brazos con las ideas nítidas y despejadas. Si por algún remoto casual, creéis descubrir o entrever quién soy y lo que pretendo y os negáis a aferrar mi mano, tened por seguro que no habrá noche y día en la que no convierta vuestros pensamientos y sueños en dantescas pesadillas... Tardaré semanas, meses, años o décadas, pero, dad por sentado, que al final recorreréis la senda que os he marcado y preparado. Sé esperar.»

Otros datos

  • La figura de Ecthra, a menudo representada como una sombra sosteniendo un candil encendido, es considerada el eslabón que falta en el camino hacia la muerte, pues su cometido sería el de guiar a los vivos a través de su existencia para que lleven a cabo los errores adecuados que los conducirán hacia su deceso.
  • Acostumbra a emplear un vocabulario poético, tan enigmático que pocos son los que logran comprender lo que realmente pretende contar más allá del sentido físico o literal de las palabras que pronuncie.
  • Nunca se ha inclinado hacia ninguna clase de concepto del bien o el mal: bajo el precepto de querer cumplir la misión que se ha puesto en sus manos, realizará lo que sea necesario con tal de que los acontecimientos desemboquen en la defunción de su objetivo marcado. Así debe ser.
  • A pesar de su voluntad férrea e incorruptible, Ecthra, en su más remota y escondida desesperación por no poder ser más de lo que su función le marca, a menudo se ensaña en espiar y someter a despiadados desafíos a los seres que se encuentra en su camino con la finalidad de contemplar cómo se estampan letalmente contra sus propios límites y pierden cualquier clase de expectativa respecto al vivir. Ansía con vehemencia autoconvencerse de que cada uno debe ceñirse a lo que se le ha dado y llevar a cabo su cometido... O eso afirma ella. Si en realidad lo que busca es un ejemplo de que no existe ninguna frontera infranqueable, es imposible de saberse.


Echtra

Banshee, Nv1 Brujo


avatar
Destreza : -
 
Reflejos : -
 
Poder : -
 
Voluntad : -
 
Potencia : -
 
Colisión : -
 
Vitalidad : -
 
Stamina : -
 
Monedas20
 
Mensajes : 2
 
Fecha de inscripción : 07/12/2016
 

Ver perfil de usuario
Banshee, Nv1 Brujo

Volver arriba Ir abajo

Re: 卐 La Luz Final del Sendero 卐

Mensaje por The Oracle el Jue Dic 08, 2016 2:58 am

Aceptado

avatar
Destreza : 3
 
Reflejos : 12
 
Poder : 0
 
Voluntad : 0
 
Potencia : 0
 
Colisión : 0
 
Vitalidad : 0
 
Stamina : 0
 
Monedas257
 
Mensajes : 118
 
Fecha de inscripción : 28/10/2016
 

Ver perfil de usuario http://www.oracle-of-ages.com
Admin

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.