Últimos temas
» Dudas, Quejas y Sugerencias.
Lun Mar 20, 2017 4:57 pm por Khorgrim Acero Sombrío

» ¡A la yugulaaaar!
Mar Ene 24, 2017 7:01 am por Aktaena Nevekia

» Camino por las montañas del norte [Aramintia]
Jue Ene 05, 2017 1:07 am por Aramintia Kindred

» Registros de Pb
Jue Dic 29, 2016 9:23 pm por The Goddness

» Los dos ejercitos [Trama]
Miér Dic 28, 2016 8:14 pm por The Inferno

» Peligros en el Norte [Minitrama]
Miér Dic 28, 2016 7:46 pm por The Inferno

» Viaje en Barco [Libre]
Miér Dic 28, 2016 6:08 pm por The Melampus

» Reunión de negocios [Arnviðr Bergfalk]
Miér Dic 28, 2016 4:15 am por Darkon Filomortal

» Novedades & Anuncios
Sáb Dic 24, 2016 1:30 am por The Reaper

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Afiliaciones
Expectro Patronum

Thyra Varali

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Thyra Varali

Mensaje por Thyra Varali el Dom Nov 20, 2016 3:35 pm

Thyra Varali


  • Heraldo
  • Humana
  • Inquisidora
  • Imperio
  • Imperio
  • 24
  • 170 ctms / 60 kgs


Historia del Personaje


Skandar Varali era conocido por su férreos valores y la mano de hierro con que comandaba a las tropas que tenía asignadas. De porte regio e imponente, se presentaba como uno de los generales del Ejército imperial con mayor experiencia en el frente, en cuyas reyertas había participado en tantas ocasiones como su espada se había impregnado de la sangre enemiga. Se decía de él que era sanguinario, cruel e inhumano con el enemigo, y que pocos sobrevivían a las hordas que comandaba en las batallas que le eran asignadas. Su figura estaba, en general, envuelta en un manto de rumores e historias cuya certeza pocas veces era comprobada, pero que, sin embargo, eran capaces de provocar en los demás escalofríos de pavor y una poderosa sensación de intimidación. El hombre era consciente de su poder, y actuaba en consecuencia a su ralea y los títulos militares obtenidos.

Con todo, ninguna de las habladurías que endiosaban la figura de Skandar Varali fueron suficientes para disuadirla de acudir a él y hacerlo suyo, como su sangre parecía requerir con una necesidad rayana a la demencia. Ciara era una mujer impulsiva, temeraria y desinhibida, y su único objetivo en la vida parecía traducirse en el continuo desafío a sí misma y el filtreo con lo prohibido. Los límites impuestos por la moral y el orden público les eran desconocidos; el arrepentimiento y los escrúpulos, memeces inventadas por aquellos que pretendían de ellos que se comportasen de acuerdo a unas reglas impuestas de forma unilateral. Se dejaba seducir por el lado más lóbrego y depravado de la mente humana, y estaba muy ligada al placer que le prodigaba corromper aquello que, en apariencia, era inquebrantable. Era una bruja y, como tal, solo se debía lealtad a sí misma y a los deseos que hacían hervir su sangre. Y obró en consecuencia.

Skandar no hubiera podido resistirse a sus encantos aún habiéndolo intentado de veras. La resistencia que opuso fue flaca y vulnerable, apenas una pared de cristal contra el choque de un martillo de acero que lo derruía todo a su paso. Ciara solo requería de él compañía, pero su lengua hablaba unas mentiras que sonaban altamente deliciosas en sus oídos. Así que, antes de darse cuenta, había caído en su red y estaba profunda e irremediablemente enamorado de ella. Ese fue el comienzo de su perdición, y también el de su familia.

Ni él ni Kailash, su primogénito y heredero, dudaron jamás de Ciara ni fueron capaces de ver más allá de la bella fachada esculpida en mármol y azabache. La bruja que se ocultaba tras la beldad de ojos negros como el ónice, que de noche se ocupaba de profundizar en su magia por medio de los sacrificios más impíos y escabrosos, y de día susurraba veneno encubierto en palabras melosas y caídas de párpados aparentemente inocentes. Los tenía bailando en la palma de su mano, y recibía de ellos todo cuanto podía desear. Solo necesitaba una cosa más para saciar su infinita avaricia, y tampoco le fue difícil hacerse con ella en cuanto requirió de Skandar su necesaria cooperación. Así pues, nueve meses más tarde dio a luz a un bebé de mofletes sonrosados que llamarían Thyra.

Tan pronto como Thyra nació, Ciara desapareció. Se esfumó una noche de luna llena y dejó tras ella una brecha que, hasta el momento, nadie ha sido capaz de hacer sanar. Skandar recibió la noticia con el corazón roto, pero la peor consecuencia no fue el vacío que dejó su mujer tras su partida, sino el amargo giro que su personalidad experimentó. Sumido en una depresión intermitente, Skandar acabó por olvidar el significado de los sentimientos y se convirtió en una persona fría como el hielo e impenetrable como una armadura de adamantio, y así educó a Thyra desde la más tierna edad.

Pero achacarle a él las taras que los dos hermanos sufren sería altamente injusto. Pues la tendencia a la introspección, la falta de empatía y el talante inhumano de Thyra no proceden de Skandar, sino que atienden a una herencia ulterior que procede directamente de Ciara. Nunca ha sabido quién fue su madre, pero tampoco ha hecho por preguntarlo. Comprende que las vicisitudes de la vida han de forjar el  carácter de una persona hasta hacerla impenetrable, y no deja que las emociones nublen un juicio que, por lo demás y a día de hoy, es tan o más gélido que el de Skandar. Y con todo, esa frialdad palidece en comparación a la de Kailash.

En lo que aquí respecta, Thyra nunca puso en duda su destino de ingresar en la academia de inquisidores. Aceptó de buen grado la tarea encomendada como hija de noble y militar, y se propuso desde muy joven sobrepasar a aquellos a los que, por el mero hecho de ser hombres, se les presuponían ciertas aptitudes que ella había de carecer. Es una persona completamente hermética, tradicionalista e intolerante, que se ha dejado vencer por el odio hacia lo desconocido y el ensalzamiento de la sangre, pero es incapaz de aceptar la idea de tener que rendir pleitesía por ser mujer.

Y su tozudez la ha acompañado en un camino que, en ocasiones, se ha demostrado difícil y empinado. Como Inquisidora, se la conoce por sus profundas convicciones y la fiereza con que defiende la Fe y los dictados que se veneran a lo largo y ancho del Imperio. Ingresó en los Atalayas con honores, tras una demostración de sus dotes como guerrera, y en ellos ha operado desde que cumplió la edad reglamentaria. En una de aquellas incursiones, en el cenit de la guerra que mantienen candente desde hace años, recibió varias heridas que pusieron en duda su futuro. Una de ellas salta a la vista, y su cicatriz hace las veces de recordatorio de lo que una sola muestra de debilidad puede significar.

Aunque está distinta desde que volvió de la campaña. Pasa horas enteras en las librerías, sumida en la lectura de tomos de lo más variado, y parece tener dificultades para detener el castigo prodigado a aquellos merecedores del mismo. Quizá por eso algunos empiezan a murmurar que estaría mejor rindiendo culto a los Perros de Dios.



Otros datos


  • Una larga cicatriz le recorre la mejilla izquierda, desde la parte baja del ojo hasta cerca de la comisura del labio. Se desconoce quién se la procuró.
  • Hace poco que se oficializó su título como Inquisidora, pero suple su falta de experiencia con unas profundas convicciones que la hacen una máquina de guerra.
  • Padece noctambulismo.
  • Pertenece a los Atalayas de facto, porque internamente su devoción empieza a transitar por derroteros mucho más oscuros y retorcidos que, en realidad, casan mejor con la crueldad y el cinismo de los Perros de Dios. Con todo, su juventud suele inducir al engaño y hace dar por hecho, con demasiada ligereza, que Thyra jamás se corromperá hasta ese nivel.
  • Practica con habitualidad el abraxantismo, a pesar de no ser sacerdotisa. Suele acudir a la iglesia a confesarse y se toma muy en serio los dictados de la Fe.
  • Su carácter está fuertemente marcado por los ideales intolerantes, agresivos y conservadores que priman en el Imperio. Thyra es una persona tradicionalista, disciplinada y austera, que vive por y para prestar servicio a la Inquisición, pero su temperamento está lejos de haberse templado con los años. Es una bomba de relojería, que no admite sublevaciones ni por su parte, ni por la de otros.
  • Con todo, rechaza de plano el machismo imperante, y lucha con garras y dientes por el merecido reconocimiento que le deben por sus dotes como guerrera, y que le niegan por el hecho de ser mujer. Su descomunal soberbia no admite que la infravaloren, y eso está empezando a llenar su cabeza de ideas de lo más escabroso y enfermizo.
  • Su relación con Kailash no es nada buena.
  • Utiliza espada de una mano y escudo para el arte de la guerra, si bien también está versada en el uso de otras armas blancas, como las mazas y la alabarda.




Última edición por Thyra Varali el Dom Nov 20, 2016 10:13 pm, editado 2 veces
Thyra Varali

Humano, Inquisidor


avatar
Destreza : -
 
Reflejos : -
 
Poder : -
 
Voluntad : -
 
Potencia : -
 
Colisión : -
 
Vitalidad : -
 
Stamina : -
 
Monedas61
 
Mensajes : 20
 
Fecha de inscripción : 20/11/2016
 

Ver perfil de usuario
Humano, Inquisidor

Volver arriba Ir abajo

Re: Thyra Varali

Mensaje por Thyra Varali el Dom Nov 20, 2016 10:10 pm

Completada.




far beyond all light
within the black and the coldest breeze
caressed by the dark, I had my sleep
Thyra Varali

Humano, Inquisidor


avatar
Destreza : -
 
Reflejos : -
 
Poder : -
 
Voluntad : -
 
Potencia : -
 
Colisión : -
 
Vitalidad : -
 
Stamina : -
 
Monedas61
 
Mensajes : 20
 
Fecha de inscripción : 20/11/2016
 

Ver perfil de usuario
Humano, Inquisidor

Volver arriba Ir abajo

Re: Thyra Varali

Mensaje por The Reaper el Dom Nov 20, 2016 10:33 pm

Aceptado


avatar
Monedas169
 
Mensajes : 67
 
Fecha de inscripción : 30/10/2016
 

Ver perfil de usuario
Admin

Volver arriba Ir abajo

Re: Thyra Varali

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.