Últimos temas
» Dudas, Quejas y Sugerencias.
Lun Mar 20, 2017 4:57 pm por Khorgrim Acero Sombrío

» ¡A la yugulaaaar!
Mar Ene 24, 2017 7:01 am por Aktaena Nevekia

» Camino por las montañas del norte [Aramintia]
Jue Ene 05, 2017 1:07 am por Aramintia Kindred

» Registros de Pb
Jue Dic 29, 2016 9:23 pm por The Goddness

» Los dos ejercitos [Trama]
Miér Dic 28, 2016 8:14 pm por The Inferno

» Peligros en el Norte [Minitrama]
Miér Dic 28, 2016 7:46 pm por The Inferno

» Viaje en Barco [Libre]
Miér Dic 28, 2016 6:08 pm por The Melampus

» Reunión de negocios [Arnviðr Bergfalk]
Miér Dic 28, 2016 4:15 am por Darkon Filomortal

» Novedades & Anuncios
Sáb Dic 24, 2016 1:30 am por The Reaper

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Afiliaciones
Expectro Patronum

Báim Scatach, el "Rey Exiliado"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Báim Scatach, el "Rey Exiliado"

Mensaje por Eäredan Du'Athir el Lun Nov 21, 2016 9:07 pm

Eäredan Du’Athir, conocido por Báim Scatach


  • Clase del Personaje: Nigromante
  • Raza: Elfo
  • Sub-Raza: Oscuro/Exiliado
  • Profesión: Joyero
  • Reino de Origen: Gran Bosque
  • Reino de Residencia: Ar. Desesperación
  • Edad: 630
  • Estatura (1, 86Cm)/Peso(77 kg)


Historia del Personaje


En el año 270 A.I. en el albor de un día majestuoso, Linuel Caladhon dio a luz a dos gemelos. La Reina Consorte era esplendorosa y gloriosa, incluso en el parto. Lo hizo completamente sola, haciendo uso de su fuerte herencia mágica y de la sangre noble que corría por sus venas. Glorethel Du’Athir, Rey supremo de la corte feérica, estaba orgulloso de ella y del linaje que, finalmente, había dejado en el mundo en forma de dos hermosos herederos.

Los mismos fueron llamados Eäredan y Agrandel, y grandes expectativas fueron puestas sobre ellos, pues habían nacido en el solsticio de primavera, cuando las razas de la Luz eran más fuertes. Crecieron rodeados de amor y simpatía, y Glorethel siempre los trató como iguales pese a que Eäredan fuera su heredero por ley de nacimiento. Quizás… el consejo de Sabios admitiría un Reinado doble.

Educados en las artes mágicas y en la espada, adeptos a la lectura y a la escritura… la historia y la poesía, incluso la música, los príncipes eran la esperanza del Reino del Bosque y parecían perfectamente coordinados, como si tuvieran una conexión sobrenatural. Sin embargo, no todo podía ser luz y claridad.

En la temprana edad de 30 años, justo cuando alcanzaron la adolescencia, Eäredan leyó sobre el pasado élfico. Aquel glorioso tiempo en que se los consideraba dioses y que el continente entero estaba dominado por la corte feérica, o eso se decía. Ahora, el hombre junto a otras razas, en su arrogancia, habían tomado mucho espacio, obligando a los elfos y a las hadas a retirarse a rincones más inhóspitos y alejados.

El príncipe heredero, entonces, presentó un plan ante su padre: Reconquistar territorio perdido y enseñarle a las “razas menores” su lugar en el mundo nuevamente. Pero Glorethel  se negó, explicando a su hijo que esa arrogancia era justamente la causante del disminuir del poder de los elfos.  Pero la decisión de Eäredan era mucha, y debido a que era muy querido entre su pueblo y tenía muchos seguidores, decidió demostrarle a su padre que estaba equivocado.

Tomó parte del ejército real y comenzó una campaña de conquista en los reinos del Sur, consiguiendo muchas victorias en el proceso pero, finalmente, siendo derrotado ante la unión de los mismos, justo cuando se formó el Reino de Ethiria. Muchos fueron los muertos por su causa, y el dolor que provocó en sus allegados se acrecentó. Humillado y quebrado, el príncipe volvió a la corte solo para ser sentenciado al exilio por su padre pese a las plegarias de su madre.

Sin posesiones ni honor, Eäredan huyó hacia el Sur, caminando. El príncipe pasó de ser el orgullo brillante de su especie a la vergüenza de todo un Reino. Pero su determinación y rencor eran fuertes como el fuego del corazón de un volcán, y se rehusó a caer. Años pasaron y el caminante exiliado vio mucho en sus andares. Pese a su orgullo y al odio que sentía hacia las razas no feéricas, trabajó para las mismas, incluso entre ellas. Aprendió el oficio de la joyería en la Confederación de la mano de un maestro Alto elfo y su socio, un enano de grandes conocimientos.

Tuvo que aprender a disimular humildad y mentir compasión, puesto que nada había que lo respaldara en un mundo así de hostil. Lo peor… a medida que pasaba el tiempo, menos aprecio por el Sol tenía y más buscaba el covijo de la Oscuridad y de la Noche. Un siglo después de su exilio, ya no era capaz de estar al rayo de la Luz… pero su odio y juramento de venganza dieron frutos.

En las calles oscuras de una ciudad portuaria de la Confederación, el elfo iba en dirección a su trabajo, pero fue interrumpido por un encapuchado de espalda encorvada. El mismo lo llamó por su nombre real, no por Báim Scatach, el que había inventado para no ser reconocido. Le dijo también que no era su enemigo, sino un posible aliado y que tenía esperanza en él si lo seguía… a un lugar donde podía obtener todos sus cometidos y más.

Tentado por el poder y el deseo de rectificar los males que se le habían cometido, el elfo siguió a la figura hasta un barco alejado de los puertos normales… con destino al Archipiélago de la Desesperación. Al principio, el feérico interior del príncipe se estremeció ante la oscuridad que emanaba del conjunto de islas, pero pronto su naturaleza corrupta comenzó a penetrar en su alma.

Allí la figura que lo acompañaba se reveló como Agandaür, un humano de muchos años que había entregado su alma a los poderes nigrománticos… y que había visto el potencial en él y lo había buscado durante mucho tiempo. Las razones no le importaron al Oscuro, y pidió que le enseñara el camino de la inmortalidad. Por supuesto, el nuevo maestro de Eäredan aceptó y lo llevó a la academia de Nigromantes.

Muchos fueron los siglos que el elfo dedicó al estudio de las Artes Oscuras, y pronto las dominó con una soltura pocas veces vista, siendo admirado entre los pares, incluyendo vampiros. Pero llegó el momento en que su propia vida era finita a pesar de la longevidad elfica… y tuvo que tomar una decisión: alimentarse de almas y de la fuerza vital de seres vivos a cambio de permanecer en el mundo.

A esa altura, la decisión era obvia. Agandaür, el único que conocía su verdadera identidad y su maestro en nigromancia, fue el primero en caer. A partir de ese entonces, Báim Scatach se transformó en un destacado miembro del Archipiélago, dedicándose a observar, investigar y producir nuevo conocimiento. Por supuesto, en paralelo a esto, también planifica volver al Gran Bosque a reclamar su Trono perdido de los descendientes de su hermano.

Hizo muchos movimientos desde las sombras, comunicándose con otros hermanos elfos oscuros y organizando ataques desconocidos a las tierras de los bosques, pero nada se compara con lo que tiene en mente…

Datos sobre la Raza

(Solo para Meerfolk, Hadas, duendes y Pukas)

Otros datos

  • Se trata de alguien frío y calculador, lejos de sentimientos como la cólera o la frustración.
  • Entre los Elfos Oscuros es conocido como el “Rey Exiliado” y “Primer Oscuro”. Pese a que esto puede no ser cierto, su leyenda corre entre ambos pueblos y se dice que en el cambio de Siglo, Eäredan volverá a liderarlos a la victoria y a reconquistar la Ciudad de Cristal. Por su parte, él no está en desacuerdo con ésta visión, y desea formar un ejército capaz de dicha tarea.
  • En la espalda lleva un largo tatuaje que es la marca de su exilio. Éste es, además, la firma mágica que deja cuando sus hechizos dejan rastro.
    Marca:

  • Es un empedernido investigador y curioso, sobre todo en historia, magia arcana y profecías.
  • Como es de imaginarse, odia a los humanos y a otras razas “menores”. Los altos elfos y silvanos no le producen odio, sino decepción al igual que los feéricos que no lo siguieron.
  • Es un admirador de las artes y los buenos vinos. A pesar de su naturaleza corrupta, no está ajeno a la belleza.
  • Usa un bastón como su arma "secundaria", pues su magia es su primera defensa.


Eäredan Du'Athir

Elfo Oscuro, Nigromante


avatar
Destreza : 1
 
Reflejos : 13
 
Poder : 8
 
Voluntad : 17
 
Potencia : 35
 
Colisión : 0
 
Vitalidad : 65
 
Stamina : 100
 
Monedas105
 
Mensajes : 15
 
Fecha de inscripción : 21/11/2016
 

Ver perfil de usuario
Elfo Oscuro, Nigromante

Volver arriba Ir abajo

Re: Báim Scatach, el "Rey Exiliado"

Mensaje por The Reaper el Lun Nov 21, 2016 9:51 pm

Aceptado




Pasa por el World Building ya que tu historia afecta a la ambientación para que podamos añadirlo adecuadamente.

Ya que tu pj tiene mas de 400 años debes realizar una prueba de rol en la zona de castings
avatar
Monedas169
 
Mensajes : 67
 
Fecha de inscripción : 30/10/2016
 

Ver perfil de usuario
Admin

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.