Últimos temas
» Dudas, Quejas y Sugerencias.
Lun Mar 20, 2017 4:57 pm por Khorgrim Acero Sombrío

» ¡A la yugulaaaar!
Mar Ene 24, 2017 7:01 am por Aktaena Nevekia

» Camino por las montañas del norte [Aramintia]
Jue Ene 05, 2017 1:07 am por Aramintia Kindred

» Registros de Pb
Jue Dic 29, 2016 9:23 pm por The Goddness

» Los dos ejercitos [Trama]
Miér Dic 28, 2016 8:14 pm por The Inferno

» Peligros en el Norte [Minitrama]
Miér Dic 28, 2016 7:46 pm por The Inferno

» Viaje en Barco [Libre]
Miér Dic 28, 2016 6:08 pm por The Melampus

» Reunión de negocios [Arnviðr Bergfalk]
Miér Dic 28, 2016 4:15 am por Darkon Filomortal

» Novedades & Anuncios
Sáb Dic 24, 2016 1:30 am por The Reaper

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Afiliaciones
Expectro Patronum

Hello, again-[Meruem]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hello, again-[Meruem]

Mensaje por Calipso el Sáb Nov 26, 2016 11:59 pm

La gente comenzaba a llenarse delante del escenario, que aunque pequeño era lo suficientemente grande para cualquier espectáculo que se deseara hacer. La plaza se comenzaba a llenar de niños, jóvenes y gente de toda clase de edades que como siempre intentaban buscar un rato para olvidarse de los problemas y relajarse viendo algo que los divirtiera y los llenara de paz.

Mientras el sol comenzaba a ponerse el espectáculo comenzaba. Delante del espejo de mi pequeño tocador en el camerino donde todos nos cambiábamos y preparábamos para salir a escena, me encontraba extrañamente nerviosa. Mas de lo que normalmente era habitual en mi, no llegaba a entender el porque de mis nervios por algo de lo cual ya estaba acostumbrada a hacer. Cogí un  pincel y pinte mis labios de un rojo vino que combinaban con mi corona de rosas rojas que llevaría en la cabeza. El proceso lo hacia con delicadeza y con toda mi atención, bueno... casi toda, ya que no podía evitar que mientras me colocaba la ultima pieza de mi presentación mi mirada girara  hacia Nathan, que jugaba con Sara que ya había acabado su presentación de títeres y siempre quería cuidar de el mientras yo no podía hacerlo. Mientras miraba a Nathan me sentía afortunada de tener uno de los tesoros mas grandes de la tierra y uno de los mas revoltosos conmigo. Saber que se podía amar algo tanto era lo que siempre alegraba mis días.

- Calipso es tu turno! - Dijo nuestro querido encargado de que todo estuviera a tiempo y saliera a la perfección - Oh! si voy - Dije mientras mi burbuja de madre orgullosa se desvanecía para meterme en una mas profesional. Agarre el bajo de mi vestido blanco inmaculado para no caer al caminar y me apresure a llegar a mi puesto a esperar mi turno.

El escenario quedo vació y la plaza en total silencio. El sol estaba por desaparecer en pocos minutos, dejando un cielo de unos colores maravillosos para el momento. Una voz de fondo se escuchaba presentándome, diciendo mi nombre como si fuera la mismísima reina del imperio y todos tuvieran que callar y escucharme y aunque esa no era la intención, todos callaban esperando  a que apareciera al finalizar mi presentación.

Respire profundamente y di un gran paso en frente a la gente con paso firme y un sonrisa radiante, camine por el escenario mientras la gente aplaudía entusiasmada. No era la primera presentación que se daba en este mismo lugar y era una alegría siempre volver. Salude al publico que llenaba la plaza, con una suave y delicada reverencia. Camine lentamente y me senté en la silla que ocupada exactamente el centro del escenario y ese fue el momento exacto en el que el silencio invadió el lugar, todos esperando a que me pusiera a cantar y mientras los segundos y el silencio pasaban, una nota  del piano dio paso a mi voz.


Calipso

Humano, Mago Nv1


avatar
Destreza : .
 
Reflejos : .
 
Poder : .
 
Voluntad : .
 
Potencia : .
 
Colisión : .
 
Vitalidad : .
 
Stamina : .
 
Monedas36
 
Mensajes : 5
 
Fecha de inscripción : 20/11/2016
 

Ver perfil de usuario
Humano, Mago Nv1

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello, again-[Meruem]

Mensaje por Meruem el Dom Nov 27, 2016 8:08 pm

Otra vez esa pesadilla acudía a mis sueños, otra vez esa sensación de agobio e impotencia al despertar, otra vez ese sudor frío recorriendo mi cuerpo. Me levanto del incómodo colchón del pequeño hostal que me sirve de alojamiento en Ronus; necesito algo de agua. Esa pesadilla lleva lunas agobiándome, el rostro de Leo sin luz en sus ojos viene a visitarme, a recordarme el fracaso de la última batalla, a demostrarme el general inútil que soy…

Me acerco a la pila donde veo reflejada mi verdadera forma, en cierto sentido la echo de menos, la forma humana es más cómoda pero tiene bastante limitaciones. Lavo mi cara y mi cuerpo, me coloco los ropajes humanos y abro la ventana para saber qué hora es. Queda poco para el atardecer, llevo durmiendo bastantes horas, pero nadie me espera así que no hay problema. Bajo a la recepción donde la joven hija de los dueños me saluda con su mirada risueña y una bonita sonrisa. No debe de tener más de 16 años de edad, — Buenos días, Dalia — la saludo con un guiño mientras busco mi nombre en la lista de hospedados, la mayoría de las veces es Dalia la que debe de leer los nombres puesto que el nivel de alfabetización es bastante bajo entre los clientes de esta clase de lugares, mas el lenguaje humano pocos secretos guarda para mí. — Nos vemos más tarde, si sigues despierta — añado una sonrisa y una caricia a sus manos para coger una de las manzanas que sostiene. Ella tan solo asiente y quita la mirada con algo de vergüenza, si sus padres supieran que coquetea con un cliente podría llevarse más de un castigo. Por supuesto, esa no es mi intención.

Salgo por la puerta principal, la noche está a punto de llegar y es cuando la ciudad que yo prefiero despierta. Ninguno de mis compañeros me acompaña esta vez, pocos prefieren pasar el tiempo con humanos antes que con los de nuestra especie, pero a mí el bosque me aburre, y sus habitantes también; en el Imperio puedo encontrar mucha más diversión con los humanos y las humanas. Mientras como la manzana paseo por la calles, aún hay algunos puestos de la mañana, pero la mayoría de los habitantes ya han recogido sus pequeños tenderetes y otros han abierto, como los de cerveza, dulces y demás cosas que se le antojan a uno cuando comienza a anochecer.

Parece que un espectáculo o algo por estilo se adueña de la plaza puesto que mucha gente se arremolina frente a un pequeño escenario. Casi todas las noches hay algo por el estilo, es la forma que tiene el gobierno para que los pueblerinos no piensen demasiado en la hambruna y las guerras. Lo bueno de esto es que al menos los artistas se llevaran algo de dinero, puesto que por lo tiempos que corren es difícil llevarse algo a la boca todos los días sin un trabajo fijo.

Me acerco a la muchedumbre, tiro la parte no aprovechable de la manzana en el suelo, gracias a mi altura puedo observar todo sin necesidad de acercarme demasiado. Aún es temprano para ir a alguna taberna, de este modo podré perder algo de tiempo. Espero que sea un espectáculo de magia, me encanta ver como los humanos se sorprenden con juegos de manos e ilusiones. Mas al poco tiempo veo que se trata de una obra o algo parecido.

Aplaudo, como hacen todos, a una joven de cabello oscuro y vestido blanco que sale de uno de los laterales del escenario y se coloca frente a nosotros. Su rostro me es inexplicablemente familiar. Todos callamos, ella habló y mi corazón paró. No podía ser ella, debo de seguir soñado, en algún momento el rostro de Leo vendrá a por mí, o el dolor de la luna llena me inundará. — Calipso — es lo único que mis labios pueden articular.

Demasiados sentimientos me inundaron, una alegría indescriptible pero también miedo, mucho miedo. Demasiados años han pasado desde la última vez que nos vimos, demasiamos palabras que se quedaron en el tintero por mi incompetencia. Salgo del aglomerado de aldeanos y me acerco al escenario pero por la parte opuesta a donde ella está cantando con esa deliciosa voz, más si su imagen pudiera confundirme esa exquisita voz tan solo le puede pertenecer a ella, nadie en el mundo puede acercarse a ese tono. No quiero que me vea, aun no, quiero que no haya tanta gente para poder cerciorarme de que no es un sueño, de que es ella de verdad, de que el destino no se mofa de mí una vez más.
Meruem

Fauno, S.Guerra Nv1


avatar
Destreza : 0
 
Reflejos : 0
 
Poder : 0
 
Voluntad : 0
 
Potencia : 0
 
Colisión : 0
 
Vitalidad : 0
 
Stamina : 0
 
Monedas30
 
Mensajes : 5
 
Fecha de inscripción : 20/11/2016
 

Ver perfil de usuario
Fauno, S.Guerra Nv1

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.