Últimos temas
» Dudas, Quejas y Sugerencias.
Lun Mar 20, 2017 4:57 pm por Khorgrim Acero Sombrío

» ¡A la yugulaaaar!
Mar Ene 24, 2017 7:01 am por Aktaena Nevekia

» Camino por las montañas del norte [Aramintia]
Jue Ene 05, 2017 1:07 am por Aramintia Kindred

» Registros de Pb
Jue Dic 29, 2016 9:23 pm por The Goddness

» Los dos ejercitos [Trama]
Miér Dic 28, 2016 8:14 pm por The Inferno

» Peligros en el Norte [Minitrama]
Miér Dic 28, 2016 7:46 pm por The Inferno

» Viaje en Barco [Libre]
Miér Dic 28, 2016 6:08 pm por The Melampus

» Reunión de negocios [Arnviðr Bergfalk]
Miér Dic 28, 2016 4:15 am por Darkon Filomortal

» Novedades & Anuncios
Sáb Dic 24, 2016 1:30 am por The Reaper

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Afiliaciones
Expectro Patronum

Las tabernas del Norte [Dmitri]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las tabernas del Norte [Dmitri]

Mensaje por Darkon Filomortal el Miér Nov 30, 2016 3:27 pm

Había despertado ya hace algunos años en el norte, y aún seguía vagando por estos lugares. Había buscado a mis compañeros por largos años, además de trabajar como mercenario, pero aún así no encontraba nada. Aparentemente tendría que viajar al Reino de León a proseguir mis investigaciones, dado lo anterior, pues muchas pistas me estaban guiando hacia allí. No sabía cuantos compañeros míos habrían sobrevivido hasta la actualidad, pero por ahora, las cosas no parecían tener un buen augurio.

Llegué a una de las pocas "ciudades" que tenían los clanes nórdicos. Si bien muchos se movían continuamente, había unos pocos puebluchos que tenían lo básico, desde venta de cosas comunes hasta armas, nunca hacía falta un armero en estas tierras, era lo que siempre había encontrado primero en mi camino. Me había alimentado hace unas horas, con unos bastardos asaltadores de caminos, por lo que después de eso, había llegado a este lugar, y decidí buscar un poco de tranquilidad en la taberna. No había demasiada gente, pues por la época no muchos clanes pasaban por esta zona, pero ahí me encontraba yo, sentado en una de las mesas mientras ofrecía las espadas y dagas que había hecho con mis propias manos, además de pasar un poco la noche tranquila y ver si podía encontrar algún trabajo nuevo.
Darkon Filomortal

No-Muerto, Strigoi Guerrero Nv1


avatar
Destreza : 8
 
Reflejos : 15
 
Poder : 2
 
Voluntad : 15
 
Potencia : 5
 
Colisión : 25
 
Vitalidad : 110
 
Stamina : 70
 
Monedas151
 
Mensajes : 88
 
Fecha de inscripción : 20/11/2016
 
Edad : 23
 
Localización : Santiago, Chile
 

Ver perfil de usuario
No-Muerto, Strigoi Guerrero Nv1

Volver arriba Ir abajo

Re: Las tabernas del Norte [Dmitri]

Mensaje por Dmitri Cuervonegro el Jue Dic 01, 2016 1:41 pm

Antes de los primeros rayos del sol, me encontraba en meditación con la misma naturaleza sin mis pieles puestas, siendo abrazado por el frío de la misma montaña. Con los ojos cerrados y cruzado de piernas, unía mis manos una y otra vez en leves aplausos mientras repetía algunas palabras en adoración a las entidades de la naturaleza. Al momento de que la luz de la gran esfera de fuego se elevaba desde el horizonte, me levantaba del suelo y comenzaba con un ritual de baile de adoración en agradecimiento por un día nuevo, en donde la bendición de nuestros dioses se veía una vez más reflejada sobre cada ser en esta tierra, su bondad era infinita y alguien debía alabarlos... ese era mi trabajo, después de todo, soy el guía espiritual en la tierra y un mediador de los dioses y los inferiores humanos que aquí moramos.

Luego de la iniciación a un nuevo día, tomé mis vestiduras y me abrigué la fría carne, tomando mi bastón me dirigí al poblado que me quedaba más cerca, cargando unas pocas medicinas en mi cintura para algunos de los enfermos de la zona ligadas a este mundo terrenal. Los pasos en la nieve montañosa se hacían notar con aquellas botas de piel de oso que se ataban unas con otras con cuerdas y un líquido pegachento para que no se desprendieran fácilmente con el movimiento aún si era muy brusco, sobre mi torso se hallaban pieles de muchos tipos de textura y colores variantes de un café pues todas eran de una misma especie de animal pero de diferentes edades, los ciervos, y para controlar el frío; Pelaje de animales varios por sobre mis hombros.

Al llegar a mi destino, comencé a entrar de hogar en hogar a darles la medicina que había elaborado para ellos, pues ser un herborista era uno de los trabajos más gratificantes ya que con ello y algunos fluidos animales que extraía de la caza podía elaborar uno que otro brebaje benéfico. Así pasaron las horas y el tiempo, y con un último pequeño recipiente de zumo de diferentes plantas y bilis de ciervo que me quedaba decidí entrar a la taberna para entregarlo a la hija de los dueños, quien yacía enferma en el suelo.

La puerta chirriaba con un sonido de madera húmeda al momento de abrirla, y los pasos de mis zapatos en cuero con rastros de nieve se hacían notar en la madera del suelo con un sonido característico diferente al de las botas pesadas de los guerreros. Avancé hacia el frente donde estaba la barra y saqué aquél pequeño frasco de color verdoso y baboso a la vista. — Saludos — Dije, mientras hacía una leve reverencia con mi cabeza en forma de saludo, luego continué — Traigo la porción de medicina de su hija, espero que los dioses se amparen de ella y les ayude a confortar esta carga .

Con estas palabras y al parecer un gesto de agradecimiento por parte del tabernero, di media vuelta y decidí salir por donde había entrado, pero algo había llamado mi atención en ese momento, quizás fue inapropiado de mi parte, quizás simplemente me dejé llevar por algún pensamiento negativo. De una u otra forma me detuve en seco frente a un hombre de armadura que se hallaba en ese lugar, por lo que parecía no era un pueblerino de la zona, pues era fácil identificar a mis propios camaradas. No... este hombre era diferente, y entre esos pensamientos no pude evitar quedarme allí, viéndolo casi de pies a cabeza como si no se tratara de un ser viviente, como si hubiera sido abandonado por los dioses de la creación.

Tal vez era descortés de mi parte, pero mi cuerpo no quiso avanzar más a causa de mis propios pensamientos.
Dmitri Cuervonegro

Humano, Chamán NV1


avatar
Destreza : 1
 
Reflejos : 14
 
Poder : 7
 
Voluntad : 18
 
Potencia : 35
 
Colisión : 5
 
Vitalidad : 65
 
Stamina : 90
 
Monedas90
 
Mensajes : 8
 
Fecha de inscripción : 21/11/2016
 

Ver perfil de usuario
Humano, Chamán NV1

Volver arriba Ir abajo

Re: Las tabernas del Norte [Dmitri]

Mensaje por Darkon Filomortal el Jue Dic 01, 2016 1:58 pm

Mientras miraba con paciencia lo que sucedía a mi alrededor, vi como entró un hombre a hacer negocios con el tabernero. Miré y escuché con interés la conversación, analicé al individuo que le entregaba un extraño brebaje al tabernero. Según lo que escuché y lo que miré de inmediato deduje que se trataba de un curandero o algo parecido. Nada de extrañarse, la verdad, pues en estas tierras se confiaba mucho en ellos, no era como en el Imperio donde no se les tomaba en cuenta, o más aún, se les desestimaba a causa de la Teocracia. Cuando observé que el curandero se paró cerca mío, como si se hubiera quedado detenido apropósito, lo miré y le dije;

-¿A caso buscas comprar un arma? Solo me quedan dos dagas, pero si quieres algo especial tienes que darme el tiempo para vendertelo. -Dije, sentado, con tranquilidad, mirándolo, intentando deducir cuales eran sus verdaderos motivos para quedarse allí parando mirando.

Spoiler:
hay una trama para la gente del norte que te puede interesar, revisa la zona de minitramas
Darkon Filomortal

No-Muerto, Strigoi Guerrero Nv1


avatar
Destreza : 8
 
Reflejos : 15
 
Poder : 2
 
Voluntad : 15
 
Potencia : 5
 
Colisión : 25
 
Vitalidad : 110
 
Stamina : 70
 
Monedas151
 
Mensajes : 88
 
Fecha de inscripción : 20/11/2016
 
Edad : 23
 
Localización : Santiago, Chile
 

Ver perfil de usuario
No-Muerto, Strigoi Guerrero Nv1

Volver arriba Ir abajo

Re: Las tabernas del Norte [Dmitri]

Mensaje por Dmitri Cuervonegro el Vie Dic 02, 2016 2:11 pm

El hechizo se rompió cuando aquél hombre en armadura levantó su voz hacia mí; No me sorprendía, pues estaba fijando mi completa concentración en él y, por mínimo, era más que curioso para la otra persona sino es que molesto.

Al notar sus palabras me acerqué un poco hasta a él sin mucho temor ni impaciencia, mostrándome calmo en mí caminar así como lo había hecho al entrar al lugar. Hice una leve reverencia en forma de saludo por mera cortesía y alcé mi voz en arrepentimiento por lo sucedido — Lo siento, no era mi intensión quedarme mirando... tampoco me interesan ninguno de sus productos, debo confesar que no me gustan las armas forjadas con el acero, con las que se asesinan los hombres unos a otros por fines banales.

En ese momento sentí que había hablado de más, aunque tampoco me arrepentía del todo, pues este mensaje era justamente el que transmitía a cuan viajero armado me encontraba dado que tenía que profesar una paz para con cada uno... cosa que dudo se pueda lograr cargando armas de muerte por el miedo y la inseguridad interior de cada individuo.

Mi nombre es Dmitri, y una vez más, me disculpo por tal atrevimiento ante usted — Dije, mientras le observaba una última vez de pies a cabeza, para luego hablar nuevamente — Usted no es de estas tierras... ¿verdad?


Dmitri Cuervonegro

Humano, Chamán NV1


avatar
Destreza : 1
 
Reflejos : 14
 
Poder : 7
 
Voluntad : 18
 
Potencia : 35
 
Colisión : 5
 
Vitalidad : 65
 
Stamina : 90
 
Monedas90
 
Mensajes : 8
 
Fecha de inscripción : 21/11/2016
 

Ver perfil de usuario
Humano, Chamán NV1

Volver arriba Ir abajo

Re: Las tabernas del Norte [Dmitri]

Mensaje por Darkon Filomortal el Sáb Dic 03, 2016 2:14 am

Observé al tipos unos segundos mientras escuchaba su respuesta, mientras que algo hacía crack dentro de mí. No pude resistirme, mi venganza y mis creencias eran demasiado fuertes como para poder dejar el tema allí;

-¿Fines banales, dices? ¿Proteger a tu familia y tus cosas de un ejército invasor te parece algo banal? ¿Ajusticiar a aquellos que violan a las mujeres y destruyen poblados y familias enteras te parece banal? Disculpa, pero creo que hay suficientes cosas por las que vivir y morir como para no tener una espada siempre a tu lado. -Dije, con muchísima seriedad. Observé su presentación, y relajándome un poco negué con la cabeza y le respondí- No tienes de que disculparte. Soy Darkon, un mercenario, y he venido a estas tierras principalmente por trabajo, además de explorar las montañas en busca de minerales preciosos, para hacer piezas de arte. Y es raro ver un herbolista por esta zona sin llevar un arma, sobre todo en los tiempos actuales. -Dije, mirándolo con interés.
Darkon Filomortal

No-Muerto, Strigoi Guerrero Nv1


avatar
Destreza : 8
 
Reflejos : 15
 
Poder : 2
 
Voluntad : 15
 
Potencia : 5
 
Colisión : 25
 
Vitalidad : 110
 
Stamina : 70
 
Monedas151
 
Mensajes : 88
 
Fecha de inscripción : 20/11/2016
 
Edad : 23
 
Localización : Santiago, Chile
 

Ver perfil de usuario
No-Muerto, Strigoi Guerrero Nv1

Volver arriba Ir abajo

Re: Las tabernas del Norte [Dmitri]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.